sábado, 13 de enero de 2018

Entrega de la fragata Rizhao (598)

Junto con la travesía del 093B, la otra noticia destacable de ayer viernes fue la entrega a la Armada China del ejemplar número 26 de la prolífica serie 054A. Su numeral de costado es 598, ha sido bautizada como Rizhao, y adscrita a la Flota del Norte. Como siempre, Chinamil ha informado del evento. La ceremonia tuvo lugar en Dalian.

Los actos comenzaron a las 1000 hora local, presididos por Wang Jianwu, comandante de la flotilla de destructores. Como es habitual, la ceremonia consistió en la entrega oficial del buque, su bautismo e inscripción en el Registro de la Armada China. Finalmente, se hizo entrega de la bandera de la Armada China junto con el pabellón nacional.

A diferencia de otras armadas, la bandera de la Armada China se iza a popa, mientras que el pabellón se iza del mástil.

Esta unidad se botó en abril de 2017, tiene una eslora de 140 metros, y 16 de manga. Su desplazamiento es superior a 4.000 toneladas, y ha sido construida por los astillerons Huangpu Wenchong, subsidiaria de CSSC. Como nueva unidad, la Rizhao embarca los sistemas más avanzados de esta serie.

El nombre procede de la ciudad homónima de la provincia de Shandong.

Entrega de la fragata Rizhao (598)

Entrega de la fragata Rizhao (598)

Entrega de la fragata Rizhao (598)

Entrega de la fragata Rizhao (598)

A fecha de hoy, el estado del programa es como se indica en la tabla:

Entrega de la fragata Rizhao (598)

Parece que al final la serie constará de 32 unidades, de las cuales 26 han sido entregadas, 3 más permanecen en equipamiento y una cuarta en construcción. Sobre las dos últimas unidades no hay mucha información, pero parece que serán del tipo 054A, el tipo 054B que está en boca de todos merece una entrada aparte.

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

Fue una de las noticias relevantes de ayer viernes. El jueves 11 de enero el Ministerio de Defensa japonés publicó una nota reconociendo que desde el día anterior por la tarde, el escolta Onami (DD-111) de la 6ª Flotilla de Escolta en Yokosuka y un P-3C del 5º Escuadrón en Naha (Okinawa) llevaron a cabo una patrulla en las aguas al este-noreste de la isla de Miyakojima para la confirmación de la presencia de un submarino extranjero (sin especificar su nacionalidad) sumergido que navegaba con rumbo noroeste.

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

Una vez detectado, el submarino continuó aparentemente con rumbo noroeste, dejando las aguas cercanas a la isla de Miyakojima en la mañana del 11 de enero hacia el mar de China Oriental, en concreto hacia la zona de las islas Diaoyu.

La mañana del día 11, el escolta Oyodo (DE-231) con base en Sasebo, unido al Onami y al P-3C observaron la presencia de una fragata del tipo 054A merodeando en la zona contigua del noreste de la isla Chiwei, a una distancia entre 12 y 24 millas. Una vez detectada, la fragata cambió su rumbo para dirigirse al noreste de la isla Chiwei de nuevo, maniobra que estuvo repitiendo varias varias veces hasta que se alejó por la tarde.

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

La nota de prensa mencionó que a continuación el submarino entró en la zona japonesa al noreste de la isla Chiwei (Taisho) la misma mañana del día 11 de enero, cuando fue detectado de nuevo, ya en superficie.

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

El gobierno japonés confirmó ayer viernes la pertenencia del submarino a la Armada China, en un comunicado que incluía una fotografía que mostraba al submarino navegando en superficie mostrando el pabellón chino, en aguas cercanas a las Diaoyu. El Ministerio de Defensa japonés añadió que se trataba de la primera vez que un submarino chino se paseaba por la zona contigua de estas islas.

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

El alto funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores nipón, Sugi Takayama, telefoneó al Embajador de China en Japón, Cheng Yonghua, para expresar su "protesta firme", y apuntar que "esto suponía un cambio unilateral de nueva naturaleza en el statu quo".

Según el informe, el gobierno japonés va a recabar y analizar toda la información posible con el objeto de esclarecer el motivo por el que submarinos chinos navegan en la zona contigua las islas Diaoyu, así como requerir a sus homólogos chinos una explicación formal a través de canales diplomáticos. Kyodo News advirtió que este incidente podría tener consecuencias en las relaciones chino-japonesas, que en los últimos meses habían experimentado un avance positivo.

Un representante del Ministerio de Defensa criticó la medida china, añadiendo que "estaba agravando la tensión unilateralmente". Sobre el propósito de esta acción, oficiales del Ministerio de Asuntos Exteriores nipón manifestaron que "el principal objetivo ahora es evitar cualquier conclusión y desarrollar un análisis profundo".

Según medios chinos, el Ministerio de Defensa japonés debe entender que las islas Diaoyu y sus aledañas han sido territorio chino desde hace siglos. Las actividades de la Armada China en la zona son completamente legítimas. Japón en sus comunicaciones, siempre pervierte las informaciones para tergiversarlas. Confundiendo la verdad de la mentira, no van a impedir la actuación de la Armada China. El Gobierno Chino siempre va a tomar las medidas necesarias para salvaguardar la soberanía, la seguridad y los intereses de China.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Lu Kang, manifestó el 11 de enero que los japoneses no pueden cambiar los datos objetivos sobre la pertenencia de las Diaoyu a China, y que China siempre actuará con determinación para defender su soberanía. China urge a Japón a un cese de las hostilidades con relación a estas islas. De acuerdo al consenso de cuatro puntos alcanzado por ambas partes en 2014, ambos estados deben trabajar conjuntamente para mejorar y desarrollar sus relaciones bilaterales.

Hay que destacar que aunque pertenece al archipiélago de las Diaoyu, la isla Chiwei está situada a 100 km de la isla principal Diaoyu, y es una parte importante de las aguas territoriales de China, independientemente de la isla principal Diaoyu. Esta pequeña isla está localizada al noroeste del estrecho de Miyako, por lo que su ubicación es vital.

Japón ha comunicado que se han localizado submarinos extranjeros sumergidos cerca de la isla de Chiwei, aunque sin precisar su tipo o nacionalidad. Considerando el rumbo del submarino en el momento del avistamiento, es probable que estuviera regresando de otra misión a través del estrecho de Miyako, actuando deliberadamente de esta manera para atraer la atención japonesa. Si se confirmara este hecho, significaría que el área de operaciones está fuera de la primera cadena. No es descartable que la fragata actuara como cebo para facilitar la "foto" del submarino chino.

Y también se confirmaría que el nivel acústico de los submarinos 093B es bastante aceptable para los medios de detección disponibles en Japón, ya que la misión de este submarino ha pasado inadvertida hasta este episodio al término de su travesía. En un medio chino se afirma que la Armada posee una tecnología madura para incrementar a propósito los niveles de ruido, incluso para lanzar señuelos acústicos falsos.

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

Se trata de la primera aparición mediática del 093B en una zona caliente para los intereses de China, y la primera vez que un submarino nuclear en superficie muestra el pabellón en este área. Si los submarinos nucleares chinos quisieran abandonar la primera cadena existen otros pasos oceánicos con menos densidad de medios de escucha, por lo que el show que ha durado 24 horas puede tratarse simplemente de una declaración de soberanía y un acto mediático.

De acuerdo al mapa del lecho marino del Ministerio de Defensa japonés, la trayectoria del submarino fue descubierta al noreste de la isla de Miyako, para ser descubierta a continuación al noreste de la isla Diaoyu. La profundidad en esta zona es inferior a 200 m, inferior a la profundidad de seguridad en las operaciones chinas. Además, esta distancia es de sólo 175-180 millas. A una velocidad estándar el trayecto hubiera durado unas 10 horas, pero esta travesía ha durado de dos a tres días.

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

Los medios japoneses anunciaron los movimientos, la línea roja indica la trayectoria de las unidades japonesas, la línea amarilla el avión japonés, y la línea azul para los barcos chinos.

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

En el lado chino, la fragata lanzamisiles china Yiyang (numeral 548, tipo 054A, adscrita a la Flota del Este), y una vez que los buques japoneses se acercaron a la isla Chiwei, tomó la iniciativa de entrar en la zona contigua y monitorizar las actividades de los buques adversarios, hasta que abandonaron el área.

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

La reacción china no se hizo esperar, y la Oficina de Información de la Agencia de Defensa Nacional manifestó que dos buques japoneses entraron en la zona contigua al noreste de la isla Chiwei, acción que tuvo una respuesta inmediata de la fragata Yiyang, presente en la zona, que realizó labores de seguimiento y monitorización.

Desde la farsa de 2012, en la que escenificó la compra de la isla por parte de Japón, China ha contrarrestado este acto varias veces. Es habitual que cruceros chinos naveguen dentro de las 12 millas de las islas Diaoyu y sus alrededores. Medios japoneses afirman que sólo en 2017 se han producido unos 30 episodios de estas características. Recientemente se publicó la travesía de cuatro unidades de Guarda Costas alrededor de estas islas, como publicamos en este blog, la primera vez en 2018.

Es habitual la presencia de Guarda Costas chinos en las aguas de las islas Diaoyu, pero la presencia de unidades de combate es menos frecuente, de hecho la última acusacion japonesa data de junio de 2016. En aquella ocasión se reprodujo la misma cadena de acontecimientos: declaración del avistamiento de una fragata china entrando en la zona contigua, escalada de la tensión por parte japonesa, protesta oficial al Embajador chino.

Fuentes chinas afirmaron que los dos buques japoneses fueron los primeros en entrar en la zona contigua, acción que provocó la intervención de la unidad china. El punto de vista japonés está respaldado por la teoría de la amenaza china. Gracias a estas especulaciones, las autoridades japonesas incrementan su presupuesto de defensa, expanden sus capacidades militares y tienen pretextos para burlar las limitaciones de su propia constitución, objetivo de Abe.

Un analista de defensa chino manifestó que esa zona marítima es un importante canal para la entrada al Pacífico occidental de la Armada China. Además, confirmó que es habitual el entrenamiento de submarinos en esa región, así como la operación en superficie y de forma conjunta con otras unidades, como parte del entrenamiento reglado. La presencia de submarinos y de fuerzas antisubmarinas debe ser consideradas también como normal, y en tiempo de paz, la lógica vigilancia del adversario y las medidas para escabullirse. El juego del gato y el ratón. O deliberadamente revelar su posición para provocar reacciones.

El analista chino Li Jie declaró al "Global Times" que este incidente confirmaba la fortaleza de Japón en búsqueda y seguimiento de las unidades aéreas en las proximidades de la primera cadena. Japón cuenta con helicópteros, buques y submarinos para este cometido. Se emplean medios como el radar, sonar, detectores infrarrojos o incluso satélites, provocando situaciones incómodas en la parte china. Este hostigamiento continuo se contradice y son un obstáculo con los deseos japoneses de mejorar las relaciones bilaterales con China.

En diciembre de 2017 Japón y China decidieron mutuamente el establecimiento de una hotline para la gestión de las crisis en las zonas disputadas. Oficiales de ambas partes se reunieron en Shanghai durante dos días. Este mecanismo de crisis excluye, no obstante, las aguas territoriales japonesas y el espacio aéreo alrededor de las Diaoyu. Excluye asimismo la zona contigua, donde un estado tiene jurisdicción para realizar acciones de aplicación de la ley.

China ha tenido control sobre las islas Diaoyu hasta que en 1895 finalizó la primera guerra chino-japonesa, con victoria nipona. Una vez derrotado el imperio del sol naciente en 1945, las islas permanecieron bajo administración de EEUU, cedida a Japón en 1971.

viernes, 12 de enero de 2018

Actividad de la Armada China (semana 01/2018)

A continuación un pequeño esquema con la actividad conocida de la Armada China durante la semana 1 del año 2018.

Actividad Armada China semana 01/2018

jueves, 11 de enero de 2018

Modernización de los 956E

Son los grandes olvidados de la Armada China, dos unidades que en su día representaron el acceso a nuevas tecnologías y que hoy son dos moles sometidas a una modernización que está costando una fortuna, muchos meses de parada y con unos resultados que no serán ni mucho menos espectaculares.

Además de la entrada que dedicamos aquí, y la información vertida en varios foros, estos días el portal Mil Sina ha publicado un artículo sobre el destino de estas dos unidades. En concreto, se menciona que el 136 prácticamente ha sido terminado, con unas pruebas de mar que se estiman próximas. Aproximadamente se han invertido tres años en la modificación e ingentes cantidades de recursos, materiales, humanos y financieros.

Se menciona que los trabajos han sido extremadamente laboriosos, con muchas dificultades imprevistas como una deficiente colaboración de Rusia, el desmontaje de los equipos y sistemas previos. Si bien el mantenimiento de los equipos de procedencia rusa es sencillo, la instalación es otra cuestión bien distinta, con diferencias respecto de plano, diferentes estándares de fabricación, etc.

Se confirma que no se ha sustituido todo lo ruso, la planta motriz se ha respetado en su configuración original. La electrónica prácticamente ha sido remodelada por completo, así como los sistemas de armamento. No obstante, la potencia de fuego resultante seguirá siendo inferior a la de los destructores 052D.

Se adjuntan fotografías, esquemas y una maqueta del proceso de modernización de estas unidades. En las fotografías en las que aparece el muelle vacío, las dos unidades se han trasladado a dique seco.

Modernización de los 956E

Modernización de los 956E

Modernización de los 956E

Modernización de los 956E

Modernización de los 956E

Modernización de los 956E

Modernización de los 956E

Modernización de los 956E

Modernización de los 956E

Modernización de los 956E

Modernización de los 956E



Red de Vigilancia Submarina de la Armada China

Recientemente se han publicado varios artículos acerca de los primeros pasos en la creación de una red de vigilancia submarina, que permitirá obtener datos precisos que puedan ser empleados para mejorar la precisión de los sistemas de navegación, detección y combate de los submarinos. El objetivo primordial de esta red es mejorar las capacidades defensivas de la Ruta de la Seda, en sus trazados en el mar de China Meridional y el océano Índico.

Este sistema está basado en la medición de datos submarinos del agua, tales como la temperatura y la salidad, y está dirigido por la Academia China de Ciencias. En estos momentos China está por detrás de superpotencias tales como EEUU o potencias regionales como India, que ya cuenta con un sistema de estas características en el océano Índico.

Yu Yongqiang, investigador de Física Atmosférica de la Academia de Ciencias, y miembro del panel de expertos de la red de vigilancia submarina, ha declarado que mientras este sistema es un paso adelante en las capacidades defensivas chinas, queda eclipsado por otros sistemas similares. "Es un paso pequeño de un largo camino", declaró.

Se especula que incluso en el mar de China Meridional, EEUU posee una mejor información sobre la temperatura y la salinidad de las aguas que sus homólogos chinos, debido a décadas de investigación en el área, otorgándoles una ventaja asimétrica

De acuerdo al instituto, el sistema está compuesto por una serie de plataformas en red (boyas, buques de superficie, satélites y planeadores submarinos) que obtienen datos de las aguas del mar de China Meridional, el Pacífico occidental y el Índico.

Red de Vigilancia Submarina de la Armada China

Una vez obtenida, la información es transmitida en tiempo real a tres centros de inteligencia, ubicados en las islas Paracel, en la provincia de Guandong y en una instalación conjunta en el sudeste asiático, donde los datos son analizados y procesados.

El objetivo último de esta red no sólo es obtener los datos, sino predecir la temperatura y salinidad del agua a cualquier profundidad y en cualquier momento, información de valor incalculable para las operaciones submarinas.

Concretamente, los submarinos emplean el sonar para localizar, identificar y atacar otras embarcaciones. Sin embargo, la velocidad del sonido y la dirección de propagación de estas ondas se ve afectada grandemente por la temperatura y la salinidad por la que circulan. No considerar este hecho físico podría implicar perder un objetivo.

Red de Vigilancia Submarina de la Armada China

Asimismo, la obtención de estos parámetros permite establecer un rumbo mucho más preciso, y un control de la estabilidad de los submarinos, en zonas en las que el medio varía su densidad. Este parámetro tiene relación con la temperatura y la salinidad.

De la misma forma, los dispositivos de escucha y sónar pasivos también se basan en la recepción de sonidos emitidos por los objetivos, sonido que se transmite y propaga en el agua dependiendo de la presión, temperatura y salinidad. De ahí la necesidad de contar con una cartografía submarina precisa y una colección de datos que permita predecir las variaciones de parámetros en función de las características locales.

Tras varios años de instalación y pruebas, el sistema está ya en manos de la Armada China, que ha reportado buenos resultados, según información divulgada por el instituto en noviembre de 2017.

La expansión china de la nueva Ruta de la Seda se ha diseñado para relanzar el crecimiento económico en más de 60 países. Desde su lanzamiento, se han invertido grandes sumas de inversión principalmente desde China, en docenas de proyectos de infraestructura, plantas generadoras, autopistas, minas, etc.

Pero a medida que el plan ha ido creciendo, se ha incrementado la preocupación en Pekín sobre la protección de esas inversiones e intereses, especialmente debido a la carencia de experiencia de las Fuerzas Armadas Chinas en operar fuera de su territorio.

Las fuerzas navales encargadas de proteger la parte marítima de la nueva Ruta de la Seda cuentan, no obstante, con adversarios en aguas hostiles. Desde la guerra fría, sin ir más lejos, los EEUU han protegido celosamente las aguas del Pacífico occidental, especialmente las cadenas de islas.

Asimismo, el mar de China Meridional ha sido testigo de la aparición de muchos estados no amistosos envueltos en disputas territoriales con China; India además, consciente de la creciente influencia de Pekín en la región, ha intentado por todos los medios contener la expansión china en el Índico.

Sin duda un sistema como éste va a ayudar a la Armada China a desplazar el equilibrio de fuerzas en su favor. Además de la red de obtención de datos, se ha desarrollado también un potente sistema embarcado en submarinos para predecir estas variables.

Este sistema emplea complejos algoritmos para predecir las condiciones del agua, incluso si los sensores del buque pueden obtener solamente una pequeña porción de datos. Esto es importante en el caso de submarinos que deban mantener su furtividad durante semanas o meses, y no puedan emerger para obtener los datos de la red de satélites o estaciones terrestres.

Según informa The Diplomat, China ha llevado a cabo varias exploraciones hidrográficas para mapear el fondo marino, en particular alrededor de aguas relevantes cerca de las Filipinas. A comienzos de 2017, varios buques oceanográficos fueron avistados en las proximidades de los estrechos de Luzón y Surigao. La importancia estratégica de estos estrechos es fundamental para permitir el acceso a las aguas del Pacífico y para bloquear el acceso de unidades adversarias a las aguas del mar de China Meridional.

Además, China ha llevado a cabo una exploración acústica de la fosa de las Marianas, a unas 170 millas de Guam, dentro de la EEZ de EEUU. Los científicos chinos han empleado sondas no tripuladas para estudiar la transmisión del sonido a profundidades superiores a 5 millas. Mientras que esta investigación no ha tenido carácter explícitamente militar, el conocimiento de la propagación de las ondas del sonido a grandes profundidades tiene una aplicación militar inmediata en las comunicaciones submarinas y en la mejora del modelizado que apoya la detección y el seguimiento sónar.

El pasado verano varios buques hidrográficos chinos mapearon algunas de las aguas cercanas a las islas Carolinas, actividad que fue estrechamente seguida por aviones de reconocimiento de EEUU. Un responsable del proyecto reconoció a SCMP que estas investigaciones eran parte de un esfuerzo estratégico de mayor alcance para permitir la operación profunda en el Pacífico occidental y permitir el control hasta la segunda cadena de islas que se prolonga desde Japón a través de territorios de ultramar administrados por EEUU.

Asimismo, se han publicado en 2017 varias fotografías de catamaranes en construcción cerca de Hong-Kong destinados a la vigilancia marítima.

Planeador submarino SeaWing 1000

Que el centro de gravedad de la geopolítica china está moviéndose desde hace un año hacia el Índico es un hecho. No es de extrañar que uno de los propósitos de una mayor presencia naval china en la zona sea la protección de la nueva Ruta de la Seda. Hasta la gira de Trump por Asia en noviembre de 2017, todo habían sido referencias sueltas (Shinzo Abe en 2016, Australia en 2013), pero desde este momento parece que el término geográfico está en boga.

Y sea primero el huevo o la gallina, lo cierto es que la Armada China cuenta con una presencia cada vez mayor en la zona. Constantes travesías de los Grupos Operativos de Escolta con visita de cortesía a naciones aliadas, construcción de una segunda base en Pakistán, presencia más que evidente de submarinos chinos en la región, programas de monitorización de parámetros de las aguas del Índico, y un largo etcétera. Ahora le toca el turno a los proyectos de investigación.

El Instituto de Automatización de Shenyang, perteneciente a la Academia de Ciencias China, ha desarrollado un planeador submarino, el SeaWing (Haiyi) 1000, que a comienzos de enero concluyó una serie de experimentos en aguas del Índico y del mar de China Meridional. La misión ha tenido lugar entre el 11 de diciembre de 2017 y el 2 de enero de 2018, con el objeto de observar la interacción entre el cambio climático y las condiciones marinas.

Este tema no es baladí para los planes de expansión chinos en el mar de China Meridional, con una serie de construcciones artificiales sobre arrecifes submarinos. Uno de los efectos del cambio climático es el incremento del nivel del mar en todo el globo, y en particular en las zonas artificiales que China ha desarrollado, construcciones que podrían verse afectadas en pocos años consecuencia del cambio climático.

Yu Jiancheng, investigador del instituto que ha desarrollado el aparato, destacó a la agencia de noticias Xinhua que en esta misión se han recogido 190 bloques de datos durante una travesía de 705 km.

Antes de esta misión, el planeador submarino estuvo involucrado en otra misión de 91 días de duración en el mar de China Meridional en el mes de octubre de 2017, con una distancia recorrida de 1.884 km en 488 bloques de datos con propósitos similares.

Las condiciones marinas del mar de China Meridional y del océano Índico difieren notablemente, por lo que misiones en diversas áreas son necesarias para una mejor contribución a la investigación internacional, según declaraciones de Chen Xiangmiao, investigador del instituto.

"Estas exploraciones son abiertas y transparentes, ya que tienen una finalidad científica y no militar. No deberían están politizadas por India y por los países que rodean el mar de China Meridional", añadió Chen a Chinamil.

El SeaWing 1000 se lanzó el 14 de julio en el mar de China Meridional, junto con otros 11 planeadores submarinos, un sumergible y un espectrómetro Raman, y se mantuvo sumergido en un área definida para una prueba de autonomía una vez que concluyó la misión. Todas las unidades fueron transportadas a la zona por el nodriza Kexue (Ciencia) que zarpó de Qingdao el 17 de julio. La expedición estuvo encabezada por Sun Song.

Durante los 91 días de misión, sobrevivió a condiciones de mar desfavorables, unidas a cinco tifones consecutivos, que demostraron la estabilidad y fiabilidad del planeador. Esta autonomía ha permitido batir un récord nacional y ha convertido a China en la segunda nación del mundo capaz de realizar observación submarina durante más de una estación del año.

El propósito de esta expedición fue la investigación de las emanaciones frías en el mar de China Meridional. Una emanación fría (a veces llamadas fuentes frías) es un área del lecho marino donde se dan filtraciones de sulfuro de hidrógeno, de metano y de otros fluidos ricos en hidrocarburos, a menudo en forma de piscinas de salmuera. Las emanaciones frías forman un bioma que alberga a multitud de especies endémicas.

Alrededor de las emanaciones frías proliferan comunidades enteras de organismos independientes de la luz conocidos como extremófilos, la mayoría de ellos basados en relaciones simbióticas con bacterias quimioautotróficas.

Además de esta investigación sobre las emanaciones frías, a continuación la expedición se dedicó al estudio de los organismos marinos y la ecología submarina.

Previamente, y también en julio de 2017, el Haiyi estuvo involucrado en otra misión en la fosa de las Marianas, a bordo del sumergible nodriza Tansuo-1. Los experimentos tuvieron lugar a una profundidad de 6.329 m, lo que permiten al Haiyi la exploración del 97% del espacio marítimo del mundo. Esta profundidad rompió el record, ostentado hasta entonces por un planeador de EEUU, con una profundidad de 6.003 m.

En esta otra misión, el Haiyi realizó 12 inmersiones y se desplazó 130 km, recolectando datos de alta resolución para la investigación científica.

Finalmente, en octubre de 2014, este planeador submarino recorrió 1.022,5 km sin interrupción durante 30 días, estableciendo un récord de autonomía, roto en 2017 en su penúltima misión.

Planeador submarino SeaWing 1000

Planeador submarino SeaWing 1000

Planeador submarino SeaWing 1000

Planeador submarino SeaWing 1000

Planeador submarino SeaWing 1000

Planeador submarino SeaWing 1000

Planeador submarino SeaWing 1000

Planeador submarino SeaWing 1000

Planeador submarino SeaWing 1000

Planeador submarino SeaWing 1000

Planeador submarino SeaWing 1000

Planeador submarino SeaWing 1000

El planeador submarino, que embarca varios sensores, está compuesto por un casco cilíndrico, con dos pequeñas aletas, una cosa y una antena para enviar las señales de los datos recogidos, en tiempo real a diferencia de ingenios de otros países.

A diferencia de otros robots submarinos, estos planeadores no cuentan con ninguna hélice impulsora, sino que emplea un método de propulsión basado en la anatomía de los peces. Básicamente consiste en una vejiga con espacio adaptable, cuyas dimensiones varían a través de una membrana impulsada por una batería. Variando el tamaño de esta vejiga, cambia la flotabilidad por lo que se produce un movimiento en el plano vertical. La presencia de las alas le permiten convertir parte de este movimiento vertical en horizontal, por lo que la trayectoria tendría forma de W, como el movimiento de los delfines.

Al no tener ningún motor de combustión interna, la firma acústica de estos planeadores submarinos es excelente, por lo que aplicaciones directamente militares son un hecho.

El artefacto está recubierto por una capa de fibra de carbono para darle resistencia y permitir inmersiones a presiones superiores a los 60 MPa. Se emplea para monitorizar el entorno marino a grandes profundidades, así como la temperatura del agua, salinidad, turbulencia, la clorofila y el contenido de oxígeno.

Visita rusa a Shanghai

No todo van a ser visitas de unidades chinas al exterior. También otras armadas envían sus buques para mejorar las relaciones bilaterales, de paso mostrar un poco de "soft power" (lejos del tamaño del botón nuclear), estrechar las relaciones de amistad, ayudar al entendimiento mutuo de las fuerzas armadas, bla bla bla.

Ahora le toca el turno a la Armada Rusa, que envió a Shanghai dos buques en una visita de cortesía de cuatro días de duración. Más concretamente, se trata del buque antisubmarino Admiral Panteleyev y el buque cisterna Boris Butoma, que llegaron al puerto de Wusong el 2 de enero.

Como es habitual y hemos visto infinidad de veces en este blog, se organizó una ceremonia de bienvenida. Representantes de la Armada China fueron invitados a visitar los buques rusos y a reunirse con la oficialidad.

Además de los actos protocolarios de rigor, se han organizado competiciones deportivas entre las dos armadas, y visitas guiadas por la ciudad para los huéspedes de honor, como ha informado Naval News.

Visita rusa a Shanghai

Travesía del Liaoning

Como hiciera el año pasado por estas fechas de año nuevo, el Liaoning 001 se ha embarcado en una travesía que lo ha llevado hasta el mar de China Meridional. En particular, como informa Asia Times, el primer portaviones de la Armada China zarpó de su puerto base en Qingdao (provincia de Shandong) a comienzos de enero, tras realizar una serie de entrenamientos en el mar de Bohai desde el primer día del nuevo año. La cuenta oficial de la Armada China en WeChat informó que el 3 de enero había actividad de J-15 en cubierta.

Con rumbo sur, la flotilla encabezada por el Liaoning y seguida al menos por los destructores Zhengzhou (numeral 151) y Jinan (numeral 105) del tipo 052C y adscritos a la Flota del Este, sobrepasaron la isla de Zhoushan a primera hora de la tarde del jueves 4 de enero, alcanzando el norte del estrecho de Taiwán la noche de ese mismo día.

La travesía por el estrecho terminó el viernes 5 a las 2100 hora local, cuando las unidades salieron de la ADIZ de Taiwán. Para monitorizar la actividad de este grupo, la Fuerza Aérea de Taiwán ha movilizado varias unidades. La siguiente escala prevista ha sido en Guangdong, previa a una serie de ejercicios previstos en el mar de China Meridional.

La ruta seguida en el estrecho de Taiwán ha sido en su mediana, en cumplimiento de la legalidad internacional. El analista de defensa chino Li Jie estima que en su viaje de regreso, la flotilla atravesará Taiwán por su parte oriental, por el canal Bashi y el estrecho de Miyako, según informa Chinamil.

Se especula que esta misión incluya entrenamiento para la tripulación del segundo portaviones, que en pocas semanas comenzará sus pruebas de mar. Esto confirmaría que en realidad el Liaoning es simplemente un buque de entrenamiento con una capacidad operacional limitada, en preparación de las futuras unidades de portaviones de la Armada China.

Se baraja que se vayan a efectuar operaciones nocturnas en cubierta en aguas del mar de China Meridional, con unas condiciones siempre complejas. A diferencia del mar de Bohai o el mar Amarillo, en aguas del mar de China Meridional el portaviones puede desarrollar su velocidad máxima sin restricciones, para proporcionar mejores condiciones operativas en cubierta por la noche.

Algunos analistas estiman en 30 nudos (velocidad máxima) la velocidad del Liaoning a su paso por el estrecho de Taiwán, siendo este uno de los parámetros comprobados en esta travesía. Li Jie en cambio considera que 25 nudos es una velocidad suficiente tanto para la operación nocturna en cubierta como para la navegación en el estrecho de Taiwán, con unas condiciones de mar siempre complejas. Otros analistas avalan este comentario, afirmando que se atravesó el estrecho de Taiwán a velocidad económica de crucero.

La fotografía es de archivo, no se corresponde con esta información.

Travesía del Liaoning

Rescate en las islas Nansha

El 4 de enero el servicio de Guarda Costas de China realizó el rescate de una embarcación a la deriva en las islas Sansha (Spratly). El buque, un velero de pabellón brasileño pero tripulación europea de nombre Pangea, se desvió de la ruta prevista debido al mal tiempo y errores de los equipos de navegación. A las 0720 del 1 de enero se produce el incidente, al encallar en un arrecife de coral, resultando el casco dañado.

La tripulación, formada por tres hombres (de nacionalidad suiza, francesa y polaca), trató de contactar con los servicios de rescate de Filipinas (estado en litigio por la soberanía de esa zona), sin recibir ninguna ayuda. Las olas tenían una altura de 4,5 metros. Doce horas después de la negativa filipina, el buque de Guarda Costas chino con numeral de costado 3303 se aproximó a prestar auxilio, tras la gestión del Centro de Mando del Servicio de Guarda Costas chino.

El rescate no fue precisamente sencillo debido a las condiciones de la mar. El primer cabo de remolque lanzado desde la embarcación china se partió. Un marino chino tuvo que lanzarse al agua para ayudar a los tres tripulantes del velero a amarrar un segundo cabo.

A las 1045 del 2 de enero, una lancha del buque chino 3303 evacuó a los tres tripulantes del velero, a la deriva durante 27 horas. La tripulación tras 30 horas de navegación, llegó sana y salva a Sanya, donde recibió atención médica. El velero quedó también bajo custodia.

Una cosa es clara, Filipinas ha perdido una oportunidad de oro de legitimar sus reivindicaciones de soberanía sobre esa zona de las islas Sansha con una actuación responsable. El Convenio SAR, en vigor desde 1985, establece la obligación de prestar asistencia SAR a los estados involucrados. China ha demostrado que ha antepuesto el deber de prestar auxilio a una embarcación en apuros al supuesto derecho de soberanía sobre esta zona en disputa.

Los créditos son de Kanka News.

Rescate en las islas Nansha

Rescate en las islas Nansha

Rescate en las islas Nansha

Rescate en las islas Nansha

Rescate en las islas Nansha

Rescate en las islas Nansha

Patrulla en las islas Diaoyu

El pasado 7 de enero cuatro unidades del servicio de Guarda Costas de China realizaron una patrulla en las proximidades de las disputadas islas Diaoyu (Senkaku). Los buques identificados son los 2307 (tipo Shucha II), 2501 (tipo Shuoshi II), 2305 (tipo Shucha II) y 2302 (tipo Zhaoyu), con base en Shanghai.

Se trata de la primera acción del año de estas características. La flotilla se aproximó ala isla Uotsury a las 0950 hora local y abandonó la zona 90 minutos más tarde, una vez que fueron avisados por el servicio homónimo japonés. Hacia las 1130 hora local los barcos se encontraban a unos 25 km de distancia en rumbo sudoeste.

Patrulla en las islas Diaoyu

Patrulla en las islas Diaoyu

Patrulla en las islas Diaoyu

Patrulla en las islas Diaoyu