sábado, 13 de enero de 2018

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

Fue una de las noticias relevantes de ayer viernes. El jueves 11 de enero el Ministerio de Defensa japonés publicó una nota reconociendo que desde el día anterior por la tarde, el escolta Onami (DD-111) de la 6ª Flotilla de Escolta en Yokosuka y un P-3C del 5º Escuadrón en Naha (Okinawa) llevaron a cabo una patrulla en las aguas al este-noreste de la isla de Miyakojima para la confirmación de la presencia de un submarino extranjero (sin especificar su nacionalidad) sumergido que navegaba con rumbo noroeste.

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

Una vez detectado, el submarino continuó aparentemente con rumbo noroeste, dejando las aguas cercanas a la isla de Miyakojima en la mañana del 11 de enero hacia el mar de China Oriental, en concreto hacia la zona de las islas Diaoyu.

La mañana del día 11, el escolta Oyodo (DE-231) con base en Sasebo, unido al Onami y al P-3C observaron la presencia de una fragata del tipo 054A merodeando en la zona contigua del noreste de la isla Chiwei, a una distancia entre 12 y 24 millas. Una vez detectada, la fragata cambió su rumbo para dirigirse al noreste de la isla Chiwei de nuevo, maniobra que estuvo repitiendo varias varias veces hasta que se alejó por la tarde.

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

La nota de prensa mencionó que a continuación el submarino entró en la zona japonesa al noreste de la isla Chiwei (Taisho) la misma mañana del día 11 de enero, cuando fue detectado de nuevo, ya en superficie.

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

El gobierno japonés confirmó ayer viernes la pertenencia del submarino a la Armada China, en un comunicado que incluía una fotografía que mostraba al submarino navegando en superficie mostrando el pabellón chino, en aguas cercanas a las Diaoyu. El Ministerio de Defensa japonés añadió que se trataba de la primera vez que un submarino chino se paseaba por la zona contigua de estas islas.

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

El alto funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores nipón, Sugi Takayama, telefoneó al Embajador de China en Japón, Cheng Yonghua, para expresar su "protesta firme", y apuntar que "esto suponía un cambio unilateral de nueva naturaleza en el statu quo".

Según el informe, el gobierno japonés va a recabar y analizar toda la información posible con el objeto de esclarecer el motivo por el que submarinos chinos navegan en la zona contigua las islas Diaoyu, así como requerir a sus homólogos chinos una explicación formal a través de canales diplomáticos. Kyodo News advirtió que este incidente podría tener consecuencias en las relaciones chino-japonesas, que en los últimos meses habían experimentado un avance positivo.

Un representante del Ministerio de Defensa criticó la medida china, añadiendo que "estaba agravando la tensión unilateralmente". Sobre el propósito de esta acción, oficiales del Ministerio de Asuntos Exteriores nipón manifestaron que "el principal objetivo ahora es evitar cualquier conclusión y desarrollar un análisis profundo".

Según medios chinos, el Ministerio de Defensa japonés debe entender que las islas Diaoyu y sus aledañas han sido territorio chino desde hace siglos. Las actividades de la Armada China en la zona son completamente legítimas. Japón en sus comunicaciones, siempre pervierte las informaciones para tergiversarlas. Confundiendo la verdad de la mentira, no van a impedir la actuación de la Armada China. El Gobierno Chino siempre va a tomar las medidas necesarias para salvaguardar la soberanía, la seguridad y los intereses de China.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Lu Kang, manifestó el 11 de enero que los japoneses no pueden cambiar los datos objetivos sobre la pertenencia de las Diaoyu a China, y que China siempre actuará con determinación para defender su soberanía. China urge a Japón a un cese de las hostilidades con relación a estas islas. De acuerdo al consenso de cuatro puntos alcanzado por ambas partes en 2014, ambos estados deben trabajar conjuntamente para mejorar y desarrollar sus relaciones bilaterales.

Hay que destacar que aunque pertenece al archipiélago de las Diaoyu, la isla Chiwei está situada a 100 km de la isla principal Diaoyu, y es una parte importante de las aguas territoriales de China, independientemente de la isla principal Diaoyu. Esta pequeña isla está localizada al noroeste del estrecho de Miyako, por lo que su ubicación es vital.

Japón ha comunicado que se han localizado submarinos extranjeros sumergidos cerca de la isla de Chiwei, aunque sin precisar su tipo o nacionalidad. Considerando el rumbo del submarino en el momento del avistamiento, es probable que estuviera regresando de otra misión a través del estrecho de Miyako, actuando deliberadamente de esta manera para atraer la atención japonesa. Si se confirmara este hecho, significaría que el área de operaciones está fuera de la primera cadena. No es descartable que la fragata actuara como cebo para facilitar la "foto" del submarino chino.

Y también se confirmaría que el nivel acústico de los submarinos 093B es bastante aceptable para los medios de detección disponibles en Japón, ya que la misión de este submarino ha pasado inadvertida hasta este episodio al término de su travesía. En un medio chino se afirma que la Armada posee una tecnología madura para incrementar a propósito los niveles de ruido, incluso para lanzar señuelos acústicos falsos.

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

Se trata de la primera aparición mediática del 093B en una zona caliente para los intereses de China, y la primera vez que un submarino nuclear en superficie muestra el pabellón en este área. Si los submarinos nucleares chinos quisieran abandonar la primera cadena existen otros pasos oceánicos con menos densidad de medios de escucha, por lo que el show que ha durado 24 horas puede tratarse simplemente de una declaración de soberanía y un acto mediático.

De acuerdo al mapa del lecho marino del Ministerio de Defensa japonés, la trayectoria del submarino fue descubierta al noreste de la isla de Miyako, para ser descubierta a continuación al noreste de la isla Diaoyu. La profundidad en esta zona es inferior a 200 m, inferior a la profundidad de seguridad en las operaciones chinas. Además, esta distancia es de sólo 175-180 millas. A una velocidad estándar el trayecto hubiera durado unas 10 horas, pero esta travesía ha durado de dos a tres días.

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

Los medios japoneses anunciaron los movimientos, la línea roja indica la trayectoria de las unidades japonesas, la línea amarilla el avión japonés, y la línea azul para los barcos chinos.

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

En el lado chino, la fragata lanzamisiles china Yiyang (numeral 548, tipo 054A, adscrita a la Flota del Este), y una vez que los buques japoneses se acercaron a la isla Chiwei, tomó la iniciativa de entrar en la zona contigua y monitorizar las actividades de los buques adversarios, hasta que abandonaron el área.

Submarino 09IIIB en las islas Diaoyu

La reacción china no se hizo esperar, y la Oficina de Información de la Agencia de Defensa Nacional manifestó que dos buques japoneses entraron en la zona contigua al noreste de la isla Chiwei, acción que tuvo una respuesta inmediata de la fragata Yiyang, presente en la zona, que realizó labores de seguimiento y monitorización.

Desde la farsa de 2012, en la que escenificó la compra de la isla por parte de Japón, China ha contrarrestado este acto varias veces. Es habitual que cruceros chinos naveguen dentro de las 12 millas de las islas Diaoyu y sus alrededores. Medios japoneses afirman que sólo en 2017 se han producido unos 30 episodios de estas características. Recientemente se publicó la travesía de cuatro unidades de Guarda Costas alrededor de estas islas, como publicamos en este blog, la primera vez en 2018.

Es habitual la presencia de Guarda Costas chinos en las aguas de las islas Diaoyu, pero la presencia de unidades de combate es menos frecuente, de hecho la última acusacion japonesa data de junio de 2016. En aquella ocasión se reprodujo la misma cadena de acontecimientos: declaración del avistamiento de una fragata china entrando en la zona contigua, escalada de la tensión por parte japonesa, protesta oficial al Embajador chino.

Fuentes chinas afirmaron que los dos buques japoneses fueron los primeros en entrar en la zona contigua, acción que provocó la intervención de la unidad china. El punto de vista japonés está respaldado por la teoría de la amenaza china. Gracias a estas especulaciones, las autoridades japonesas incrementan su presupuesto de defensa, expanden sus capacidades militares y tienen pretextos para burlar las limitaciones de su propia constitución, objetivo de Abe.

Un analista de defensa chino manifestó que esa zona marítima es un importante canal para la entrada al Pacífico occidental de la Armada China. Además, confirmó que es habitual el entrenamiento de submarinos en esa región, así como la operación en superficie y de forma conjunta con otras unidades, como parte del entrenamiento reglado. La presencia de submarinos y de fuerzas antisubmarinas debe ser consideradas también como normal, y en tiempo de paz, la lógica vigilancia del adversario y las medidas para escabullirse. El juego del gato y el ratón. O deliberadamente revelar su posición para provocar reacciones.

El analista chino Li Jie declaró al "Global Times" que este incidente confirmaba la fortaleza de Japón en búsqueda y seguimiento de las unidades aéreas en las proximidades de la primera cadena. Japón cuenta con helicópteros, buques y submarinos para este cometido. Se emplean medios como el radar, sonar, detectores infrarrojos o incluso satélites, provocando situaciones incómodas en la parte china. Este hostigamiento continuo se contradice y son un obstáculo con los deseos japoneses de mejorar las relaciones bilaterales con China.

En diciembre de 2017 Japón y China decidieron mutuamente el establecimiento de una hotline para la gestión de las crisis en las zonas disputadas. Oficiales de ambas partes se reunieron en Shanghai durante dos días. Este mecanismo de crisis excluye, no obstante, las aguas territoriales japonesas y el espacio aéreo alrededor de las Diaoyu. Excluye asimismo la zona contigua, donde un estado tiene jurisdicción para realizar acciones de aplicación de la ley.

China ha tenido control sobre las islas Diaoyu hasta que en 1895 finalizó la primera guerra chino-japonesa, con victoria nipona. Una vez derrotado el imperio del sol naciente en 1945, las islas permanecieron bajo administración de EEUU, cedida a Japón en 1971.

No hay comentarios:

Publicar un comentario