viernes, 26 de enero de 2018

Ruta de la Seda en el Ártico

Esta es de esas noticias que puede pasar más desapercibida, pero que tiene una importancia colosal para el futuro de las rutas marítimas chinas y directamente, para su Armada.

Según informa EFE, hoy viernes el gobierno chino ha publicado el documento "La política de China en el Ártico", en el que China apuesta por el desarrollo de rutas marítimas en la región polar y anima a las empresas chinas a participar en su construcción.

“China, como un país responsable, está preparado para cooperar con todas las partes implicadas para aprovechar la oportunidad histórica del desarrollo del Ártico y abordar los retos que presentan los cambios en la región”, recoge el documento.

Ruta de la Seda en el Ártico

La explotación responsable de los recursos en esa zona es una de las oportunidades destacadas. En concreto, China aboga por la explotación de petróleo, gas, recursos minerales y otras energías fósiles, pesca y turismo, en conjunto con otros países que tienen soberanía en la zona y “respetando las tradiciones y culturas de los residentes, incluyendo las de pueblos indígenas, y conservando el medio ambiente”.

La protección medioambiental es uno de los temas que aborda el país asiático, que defiende la importancia de cuidar la biodiversidad de la zona y de explotar de forma “responsable y transparente” los recursos.

Ruta de la Seda en el Ártico

“Todos los países deben cumplir con sus obligaciones para conservar los recursos de pesca y el ecosistema de la región”, subraya el documento. En el terreno energético apuestan por la cooperación para promover las energías limpias y un menor uso del carbón, más contaminante.

El Ártico ocupa una extensión de 8 millones de kilómetros cuadrados de tierra, cuya soberanía pertenece a Canadá, Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega, Rusia, Suecia y los Estados Unidos, y 12 millones de kilómetros cuadrados de océano, en los que muchos países comparten intereses marítimos de acuerdo a la ley internacional.

Ruta de la Seda en el Ártico

Según publica la agencia Xinhua, la cooperación concreta incluye coordinar las estrategias de desarrollo con los países del Ártico, animar los esfuerzos conjuntos para construir un pasillo económico azul, que conecta China y Europa mediante el océano Ártico, mejorar la conexión digital del Ártico, así como construir una red global de infraestructuras, según el documento.

China pide un acuerdo internacional jurídicamente vinculante para administrar los recursos pesqueros en alta mar del Ártico, y añade que se deben permitir la investigación científica y las actividades de pesca exploratorias en la región, y proteger la libertad de todos los países en los mares altos según la ley internacional, de acuerdo con el libro blanco.

Ruta de la Seda en el Ártico

China también promueve una cooperación práctica en el cambio climático, las expediciones científicas, la protección ambiental, los ecosistemas, las rutas marítimas, el desarrollo de recurso, los cables submarinos de fibra óptica, los intercambios culturales, así como la construcción de capacidad en la misma región.

Por lo que veremos paulatinamente que la Flota del Norte de la Armada China comienza a realizar travesías por esa zona del globo, así como nuevos retos, necesidades de recursos y material, nuevos tipos de buques... y conflictos con naciones cercanas, que quizás sean de mayor intensidad que lo visto hasta ahora en aguas de mares cercanos a China.

Ruta de la Seda en el Ártico

La clave quizás está en este último mapa: la ruta entre Dalian y Roterdam tarda 48 días por el sur o 35 días por el norte. Sin contar la inestabilidad de algunos estados de Oriente Medio y el cuerno de África.

No hay comentarios:

Publicar un comentario