sábado, 20 de enero de 2018

La paja en el ojo ajeno (1)

¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no miras la viga que está en tu propio ojo? Lucas 6:41.
Con esta serie quiero destacar todas aquellas patadas a las leyes internacionales, al "y tú más" y a la amnesia propia selectiva.

La noticia del fin de semana pasado fue el posado del submarino 093B mostrando pabellón en aguas de la zona contigua de las islas Diaoyu (Senkaku). Cuantas más vueltas doy a las circunstancias del evento, más convencido estoy de que ha sido un gol a las Fuerzas de Autodefensa:

  • El día 10 de enero se detecta el submarino antes de atravesar el estrecho de Miyako.
  • No hay constancia de un seguimiento activo hasta el final de la peripecia luciendo palmito.
  • Las dos unidades japonesas acudieron a las islas Diaoyu alertadas por la presencia del buque chino.
  • La unidad de superficie de la Armada China permaneció en aguas cercanas a las Diaoyu mientras que las dos unidades japonesas abandonaron la zona. Vaya protección de su propia "soberanía"!
  • La información japonesa cita un sólo avión P-3C, pero su autonomía dura un cierto número de horas, ciertamente inferior a los casi dos días en los que el submarino estuvo enredando, por lo que si Japón no asignó más recursos es por no considerarlo necesario.
  • La única fotografía del evento muestra el submarino mostrando pabellón, lo que implica que al menos ya llevaba unos cuantos minutos en superficie.
En las ruedas de prensa japonesas y en la reacción internacional, todo el mundo se ha rasgado las vestiduras, dándose la impresión de que China violó la "soberanía" de su territorio (dejando aparte la cuestión de la pertenencia de las islas). Lo cierto es que el submarino chino estuvo navegando todo el tiempo en la zona contigua, hecho reconocido por Japón y compañía.

Echando mano del artículo 33 de la Ley del Mar, la Zona Contigua se define de la siguiente manera:

1. En una zona contigua a su mar territorial, designada con el nombre de zona contigua, el Estado ribereño podrá tomar las medidas de fiscalización necesarias para:
a) Prevenir las infracciones de sus leyes y reglamentos aduaneros, fiscales, de inmigración o sanitarios que se cometan en su territorio o en su mar territorial;
b) Sancionar las infracciones de esas leyes y reglamentos cometidas en su territorio o en su mar territorial.
2. La zona contigua no podrá extenderse más allá de 24 millas marinas contadas desde las líneas de base a partir de las cuales se mide la anchura del mar territorial.
En ningún sitio se menciona nada sobre la prohibición a la navegación de los submarinos. Sobre esto último, el artículo 20 menciona:
En el mar territorial, los submarinos y cualesquiera otros vehículos sumergibles deberán navegar en la superficie y enarbolar su pabellón.
Ni rastro de otras zonas como la contigua o la EEZ. Seguimos interpretando la Ley del Mar, echando mano al siguiente texto:
A maritime zone adjacent to the territorial sea that may not extend beyond 24 nautical miles (nms) from the baselines from which the breadth of the territorial sea is measured. Within the contiguous zone the coastal state may exercise the control necessary to prevent and punish infringement of its customs, fiscal, immigration, or sanitary laws and regulations within its territory or territorial sea. In all other respects the contiguous zone is an area subject to high seas freedom of navigation, overflight, and related freedoms, such as the conduct of military exercises. 
Esta interpretación va un paso más allá, especificando lo que se puede hacer en la zona contigua de otro estado, como se puede ver en negrita. En particular, incluso se pueden realizar maniobras militares.

Esto no sería nada extraño de no ser porque esta definición está extraída del Department of Defense
Dictionary of Military and Associated Terms en su revisión de 2010.

Resulta que el destructor USS Hopper ha estado merodeando el arrecife Huangyan (Scarborough), tradicional zona de tensiones por la soberanía. En esta ocasión, el buque norteamericano ha estado navegando dentro de las 12 millas de aguas territoriales, pertenezca a quien pertenezca (el litigio en este caso es con Filipinas).

La paja en el ojo ajeno (1)

Volviendo a la ley del mar, el artículo 30 de la subsección C dice lo siguiente:
Cuando un buque de guerra no cumpla las leyes y reglamentos del Estado ribereño relativos al paso por el mar territorial y no acate la invitación que se le haga para que los cumpla, el Estado ribereño podrá exigirle que salga inmediatamente del mar territorial.
Un buque de guerra puede navegar en las aguas territoriales de un estado si previamente ha sido aceptado por este estado. En este caso, el buque Huangshan (numeral 570, del tipo 054A) de la Armada China realizó una identificación y lanzó una advertencia para que el buque norteamericano abandonara esas aguas.

La paja en el ojo ajeno (1)

Esta actitud estadounidense se enmarca dentro de las operaciones Freedom of Navigation (FONOP), que la US Navy desarrolla en las aguas del mar de China Meridional, según ellos, para contrarrestar la excesiva presión que China ejerce sobre las áreas en disputa. EEUU no ratificó la Ley del Mar, es uno de los pocos estados que no lo hizo, por lo que las FONOP no suponen la violación de esta Ley del Mar adoptada por su Congreso. Hecha la ley (no ratificar la Ley), hecha la trampa.


Como siempre, una doble vara de medir para las naciones parias de la Tierra: China, Rusia o Corea del Norte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario