miércoles, 17 de enero de 2018

Donghaidao (868) y Djibouti

Estos días se ha publicado un artículo en Mil News Sina acerca del buque semi-sumergible de la Armada China, el Donghaidao 868, a cuenta de su periplo a Djibouti el pasado verano. Para resumir la historia, el 11 de julio dos unidades, el Jinggangshan (numeral 999) del tipo 071 y el buque semi-sumergible Donghaidao (numeral 868) zarparon de Zhanjiang con destino Yibuti, con motivo de la inauguración oficial de la base permanente de China en aquél país africano que tenía lugar ese mismo día, con toda la pompa y el boato que merecía la ocasión. Era la puesta de largo del buque semi-sumergible.





Djibouti, pese a su pequeño territorio (Tiene la superficie de una megalópolis cualquiera) ha suscitado el interés de no pocas potencias, debido a su ubicación. Por el momento tenemos allí a China, Francia, Italia, EEUU (que no falte), Arabia Saudí, interés de Emiratos... y Japón. Precisamente, y según cuentan algunos medios, en diciembre de 2016 unos submarinistas se aproximaron a los buques chinos atracados en Yibuti, lo que causó la reacción china y las consiguientes quejas diplomáticas. El doble rasero de que siempre China es la agresora y el "mundo libre" el agredido.

Volviendo al Donghaidao, su envío a las instalaciones del país africano se debe a que ciertas cargas, como vehículos especiales no pueden ser enviados por los buques del tipo 071, que embarcan con facilidad vehículos ligeros, víveres, medicinas, líquidos, combustibles, etc. En cambio, la cubierta de este buque semi-sumergible tiene capacidad para maquinaria o vehículos especiales, o simplemente docenas o cientos de contenedores normalizados.



La travesía se llevó a cabo sin ningún percance, lo que implica la madurez de China en operaciones logísticas complejas a larga distancia, una necesidad imperiosa si se pretende proteger la Ruta de la Seda. La naturaleza de un buque semi-sumergible es compleja, desde la adición de agua como lastre para disminuir su flotabilidad, hasta la maniobra de fijado de otros buques sobre la cubierta sumergida del Donghaidao, hasta el drenaje posterior del agua embarcada con bombas a presión. Todo ello con un perfecto control de la velocidad de drenado y de la estabilidad del buque, con y sin carga.

Un buque de estas características no está al alcance de todas las industrias navieras ni de todas las armadas. Sin duda, estos buques están orientados a despliegues en el exterior (evacuación de barcosdañados de la US Navy) o en tiempo de guerra, para el despliegue de sistemas completos de defensa aérea o vehículos pesados después de que las unidades del tipo 071 hayan hecho el trabajo sucio inicial.


Obviamente un único ejemplar no es suficiente para la proyección actual de la Armada, por lo que no es descartable que tengamos más miembros en la familia a corto plazo, de este tipo o derivados. La Armada China aprende sobre la marcha y camina sobre terreno forme, seguro que después de esta primera travesía se han extraído las "lecciones aprendidas" correspondientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario