jueves, 2 de febrero de 2017

Catapulta para el portaviones 002

Entre junio y octubre de 2016 se ha terminado la modificación, en la localidad de Huludao (provincia de Liaoning) de dos pistas, una de ellas dotada con una catapulta de vapor y otra electromagnética, con el objecto de someterlas a estudios comparativos. Una de las dos será la elegida para equipar al futuro portaviones 003.



No obstante, el experto en energía eléctrica de la Armada China, Ma Weiming, declaró en una entrevista en el canal CCTV10 el pasado 25 de enero, que en un plazo de diez años las catapultas electromagnéticas habrán convertido a las de vapor en obsoletas. Se espera que en unos diez años precisamente el 002 pueda estar listo.

Las palabras de Ma pueden catalogarse como veraces, porque ha sido precisamente galardonado por el gobierno chino por sus trabajos en el campo de las catapultas electromagnéticas. Ma asimismo confirmó que desde hace dos años se ha construido una catapulta electromagnética en China para ensayos de prueba, ensayos que van a concluir próximamente.

Una vez confirmado que China es poseedora de esta tecnología, la cuestión subyace en la construcción de un portaviones nuclear capaz de generar la suficiente energía eléctrica para operarla.